miércoles, 21 de abril de 2010

Un maravilloso viaje que quiero contarte

El mes de agosto pasado hice un viaje muy agradable con mis sobrinos que quiero contarte a Campo de Criptana y al Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, un espacio natural protegido situado en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (España). El parque está formado por quince lagunas conectadas entre sí por barreras de formación tobácea que forman cascadas o arroyos que enlazan cada laguna superior con la siguiente. También forma parte del parque el embalse de Peñarroya.

Salimos a las 9,30 de la mañana y la primera ciudad que visitamos fue Campo de Criptana (donde nació Sara Montiel) Allí estuvimos viendo Los Molinos como muchos turistas más. Sin duda Cervantes se inspiró para escribir El Quijote en una buena tierra, La Mancha, donde hay pueblos muy bonitos.

Seguimos nuestro viaje hasta Ruidera. Lo primero que hicimos fue subir al mirador para ver desde arriba la primera laguna que está casi en el pueblo. Eran unas vistas preciosas. Desde allí vimos donde la gente se bañaba y alquilaban barcas los que querían navegar. También había un restaurante. Nosotros preferimos comer fuera, en una mesa de piedra al lado de la laguna. Cuando terminamos de comer nos metimos en el agua que estaba muy clara y con una temperatura ideal. Mi sobrino cogió un cangrejo que estaba en la orilla, luego lo soltó y salió disparado hacia el centro de la laguna.

A las cinco y media aproximadamente nos pusimos en marcha de nuevo para ver el resto de las lagunas. Nos llevamos una gran sorpresa porque es un paraje precioso. Había sitios muy escarpados, con muchas peñas pequeñas y entre ellas la gente pasaba para tirarse al agua por donde había mucha profundidad. Era una delicia ver como niños que iban con sus padres se lanzaban desde las rocas al agua como si fuera un trampolín. Por otros sitios sin embargo se forman playas deliciosas donde los niños pequeños y los que no saben nadar pueden estar en el agua sin peligro alguno.

Entorno a las lagunas hay hostales, cafeterías, Hoteles, e infinidad de chiringuitos donde se puede comer en mesas instaladas muy cerca del agua y pasar un día fabuloso, o unas vacaciones en plena naturaleza, si te quedas en alguno de sus Hoteles a pasar unos días de descanso.

Cuando ya íbamos a regresar se dio cuenta mi sobrina que había un salto de agua que no habíamos visto porque estaba al final del pueblo en otra dirección a la que seguimos para ver las lagunas, así que fuimos a verle. ¡Que delicia ver esa cascada de agua que bajaba con tanto ímpetu! Se llama El Hundimiento. Ese fue el broche final de este día maravilloso que nos dejó un grato recuerdo y unas fotos preciosas.

Clic en las fotos

6 comentarios:

  1. Anónimo22.4.10

    Preciosas las fotos que hiciste en tu viaje a Campo de Criptana y al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Aunque más maravillosa es la explicación que das de todo tu recorrido, ya que te haces una idea muy aproximada de como es en realidad este paisaje, tan lindo que dan ganas de perderse un día por toda esa maravillosa naturaleza.
    Un beso, Rosaura.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo26.4.10

    ¡Amiga!
    Muy bonitas tus fotos y tu comentario
    besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias querida amiga, me alegra mucho que te haya gustado, espero volverte a sorprender de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4.5.10

    ¡Pero que recuerdos tan bonito,de este viaje que hicimos¡ a saber cuando haremos otro igual o parecido. Pero se te ha olvidado un pueblo muy chulo que pasamos antes de ir a Campo de Criptana,¿te acuerdas? Tomelloso, ¡que bonito¡y nuestras compras que hicimos, antes de ir a las Lagunas, ¡que bién lo pasamos¡ Lo has explicado todo el recorrido que hicimos muy bién, pero lo mas divertido fué el baño que nos dimos.
    besos. susy.

    ResponderEliminar
  6. Gracias tesoro por tu comentario.
    Tienes razón, fue un viaje divertido con muchas anécdotas que recordar y que nunca olvidaremos. De lo que tengo también un especial recuerdo es de nuestras comidas en los merenderos rodeados de pinares, ¡que delicia, eso es un placer divino!
    Besitosss, muchos.

    ResponderEliminar