lunes, 25 de enero de 2010

Alma y yo


Siempre fue así, es un don especial el suyo. Tiene la sensibilidad a flor de piel. De la vida extrae la parte positiva, sonrisa, belleza, emoción, alegría: hasta escribe poemas que muchos amigos leen con placer. Yo me pregunto como siendo tan idénticas somos tan diferentes en muchas cosas. Creo, - tengo que ser sincera-, que ella tiene todo lo que yo siempre he deseado. Viaja a mundos maravillosos a través de la palabra, hace realidad todos sus sueños, ha encontrado el amor sin buscarle y es tremendamente optimista. Yo, por el contrario, estoy enclaustrada en las obligaciones sociales y soy una victima de la tiranía de la vida. No me quejo, simplemente me resigno. Pero en el fondo tengo que reconocer que en ocasiones me gustaría cambiarme por ella, volar como un pájaro, sentirme libre notando que se aligera la carga de mis hombros para percibir la felicidad en cada poro de mi piel. Pero a pesar de nuestras diferencias, cada mañana, al despertar, nos cogemos de la mano, caminamos juntas, y las dos nos miramos con simpatía esperando que el día nos depare alguna maravillosa sorpresa.
Alma Ramos

3 comentarios:

  1. Anónimo26.1.10

    Muy interesante tu relato, se ve que tienes una imaginación que vuela y vuela, y que vives los episodios como si fueran reales, me recuerdas a "Alicia en el pais de las Maravillas" Sigue tu ritmo y no des marcha atrás, tú siempre adelante.....*

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26.1.10

    Alma Enjaulada, Alma Volando
    La Misma Alma, dos Realidades
    Artista y Madre, Mujer y Sueño
    La Piel que Goza, la Piel que Sufre
    ¿Serán dos Manos Entrelazadas?
    ¿Son dos Miradas con Simpatía?
    Creo que un Alma, y sólo un Alma
    Vuela y Camina...

    ResponderEliminar
  3. Gracias a estos dos anónimos tan hermosos: El primero es estimulante y simpático.

    El segundo es sin duda de un maravilloso poeta. Sus versos lo dicen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar